Saneamiento

Las ventajas  comparativas de la tubería de HDPE frente a otros materiales han permitido su utilización en redes de agua potable, aguas lluvias y emisarios submarinos.
  • El polietileno tiene un muy buen comportamiento frene a la acción de compuestos químicos que producen las aguas servidas como: ácidos, salinidad, elementos corrosivos y gases.
  • La tubería de HDPE es muy liviana, lo que facilita el traslado a obra y desplazamientos en terreno.
  • La capacidad de deformarse del material permite una mayor flexibilidad en trazados, además de ahorro en piezas especiales debido a que admite radios de curvaturas mínimos.
  • Esta misma flexibilidad le permite soportar movimientos sísmicos sin riesgos de rompimiento.
  • La tubería resulta ser muy eficiente para técnicas de rehabilitación de redes existentes por medio de relining mediante cracking.
  • Rápido avance en la instalación ya que la tubería puede ser soldada fuera de zanja y posteriormente bajada a ella en tramos de incluso 100 metros.